Mensaje de Pascua del Excmo. Rvdmo. Sr. Obispo de Málaga, D. Jesús Catalá Ibáñez

122

MENSAJE DE PASCUA OBISPO MÁLAGA

Hemos vivido este año una Cuaresma especial con motivo de la pandemia del coronavirus, que ha trastocado nuestros hábitos cotidianos, nuestra vida laboral y social, y nos ha impedido celebrar de manera comunitaria la liturgia de la Semana Santa. Pero, como dice santa Teresa de Jesús, no debe turbarnos ninguna dificultad: “Nada te turbe, nada te espante. Todo se pasa; Dios no se muda. La paciencia todo lo alcanza; quien a Dios tiene, nada le falta; sólo Dios basta”.

Esta difícil situación nos ha obligado a parar las actividades que nos ocupaban la mayor parte del tiempo y nos ha ayudado a centrar nuestra vida en lo esencial, a dirigir nuestra mirada a Dios, como fundamento de nuestra existencia. Mientras la pandemia se extendía, las calles estaban desiertas y la humanidad afligida y desolada, el Señor seguía cuidándonos, amándonos, renovándonos por dentro; es decir, resucitándonos. Estamos llamados a vivir su Amor por toda la eternidad y eso es resucitar y disfrutar de la felicidad verdadera. Dios no ha dejado de cumplir su Palabra: nos ha ofrecido su perdón, su amor, su misericordia; y ahora nos invita a resucitar con su Hijo Jesucristo. Este tiempo de prueba y de sufrimiento, aunque difícil de vivir, ha sido una buena enseñanza para nosotros. Dios nos ama por encima de las circunstancias de la vida: en las alegrías y las penas, en tiempos de bonanza y de penuria, en la salud y en la enfermedad. Os deseo una Feliz Pascua de Resurrección

+ Jesús Catalá, Obispo de Málaga