XLII Pregonero de Pasión. Rvdo. D. Miguel Ángel Gamero Pérez

943

En sesión de Junta de Gobierno celebrada el pasado 16 de Diciembre, a propuesta del Hermano Mayor y comisión permanente, se decidió de manera unánime la designación del XLII Pregonero de Pasión en la persona de nuestro hermano y presbítero, D. Miguel Ángel Gamero Pérez.

Natural de Cortes de la Frontera (Málaga), en dicho pueblo de la comarca de la serranía de Ronda nació el cuarto domingo de cuaresma del año 1974, concretamente el día 24 de marzo. Licenciado en Historia de Arte en la Universidad de Málaga, realizó sus estudios eclesiásticos en el Seminario Diocesano de San Sebastián y Santo Tomás de Málaga (1998-2004). Siendo ordenado sacerdote el 11 de septiembre de 2004 por el Excmo. y Rvdmo. Mons. D. Antonio Dorado Soto (q.e.p.d).

Su primer destino pastoral fue como vicario parroquial de San Andrés en Torre del Mar y Nuestra Señora del Carmen en Caleta de Vélez. Además, fue nombrado director de la Escuela de Agentes de Pastoral de la Axarquía y Capellán del Hospital Comarcal de Vélez-Málaga. Posteriormente fue designado miembro de la Delegación Episcopal de Patrimonio y Arte Sacro de la Diócesis de Málaga (2006) y consiliario del Secretariado Diocesano de Pastoral de Juventud (2008-2013).

En el año 2009 es nombrado Párroco de San Juan de Dios en Málaga (2009-2018), en el 2013 Director del espacio de arte «Ars Málaga»-Palacio Episcopal (2013-2019) y en 2014 Arcipreste de Cristo Rey (2014-2018). En 2016 es nombrado Director del Departamento de Patrimonio y Bienes Culturales de la Iglesia de Málaga. El 13 de julio de 2017 tomó posesión como canónigo de la S.I.B. Iglesia Catedral de Málaga. El 5 de Julio de 2018 fue nombrado párroco de Santiago Apóstol en Málaga donde actualmente ejerce su amplia labor pastoral, la cual desde 2019 compatibiliza con el cargo de Director Espiritual del Seminario Diocesano de Málaga.

Pero si bien este curriculum nos podía parecer intenso, tanto por su formación académica como eclesiástica, lo realmente impactante para nosotros ha sido poder conocer a quien hoy por hoy es nuestro párroco adoptivo, descubrir a un hombre enamorado de Dios que sabe trasmitirlo simplemente con su forma de ser, con su autenticidad y su humildad.

Siempre dispuesto a formarnos y enseñarnos, a oírnos y orientarnos, a compartir, y a ofrecer tanto acompañamiento como amistad. Jesús de la Pasión, que ya una vez tuvo mucho que ver en el camino que escogió, parece querer perseguirlo y por eso nos llevó a su parroquia, esta vez ha querido que este tramo de camino lo comparta con muchos hermanos que inevitablemente, ya le tenemos un inmenso cariño.

Jesús de la Pasión, irremediablemente volverá a su capilla en los Mártires, pero mucho de Santiago, y sobre todo de su cura párroco, estará ya siempre en nosotros y en la forma en la que desde ahora miraremos al Señor. Jesús de la Pasión, que lo acompañó en la soledad del confinamiento ha querido que sus palabras, su oración y sus sentimientos, sean los que pregonen las grandezas del Señor.  Un pregón enraizado en la oración, en la verdad, y escrito con un corazón humilde es una cita ineludible, es el primer pregón de nuestro párroco, pero atentos porque seguro será tremendo.